Felipe Toro, ex El Cruce: “Yo no elegí al blues, él me eligió a mí”

Imagen

Felipe Toro toca los últimos acordes de su versión bluesera de El Cigarrito de Victor Jara, da las gracias al público por el micrófono y se da un fuerte abrazo con su ex compañero de El Cruce, el armonicista Claudio “Bluesman”. Este es el nuevo proyecto del músico, Toro y Bluesman.  “Tocamos canciones de El Cruce y de otros artistas. Nos acompaña Jorge Quinteros (baterista), pero ningún integrante más de El Cruce”, explica Felipe. Y luego agrega: “hemos vuelto a tocar en pubs y en recintos pequeños, y ya no de forma masiva. Así es como se debe tocar el blues”.

“Muchas gracias, y ojalá verlos el primero de Junio junto a Sangre de Toro, acá mismo. Celebraremos mi cumpleaños”, dice por el micrófono. Felipe se baja del escenario y algunos seguidores de él piden sacarse una foto. Él accede, y luego se va a sentar con sus amigos. Besa a una chica, y luego saluda al resto de la mesa con un fuerte abrazo. Todo esto ocurre en el Bar Grez: en cada mesa hay una vela roja con manteles púrpuras, en las murallas hay inmensos cuadros de Eric Clapton, BB King y Miles Davis. El pequeño recinto de Bellavista permite ver a bandas emergentes o artistas consolidados que tocan jazz, rock o blues.

Estudio en el colegio José Victorino Lastarria su interés en el blues, lo motivó a formar una banda llamada Peaceco junto a sus compañeros de colegio. En el verano de 1998 el músico conoció a Claudio Bluesman Valenzuela en el bar La Blusera de Bellavista. Lo integró a la banda colegial y le cambiaron el nombre a El Cruce. Salió de cuarto y rindió la Prueba de Actitud Académica (PAA). Quedó en Psicología en la Universidad de Santiago y egresó de la carrera el año 2004. Pero no fue fácil, porque mientras estudiaba tenía una vida paralela como músico. “Habían veces en las que teníamos tocatas, y al día siguiente tenía prueba en la u. Muchas veces a esas pruebas llegaba sin estudiar porque simplemente no tenía tiempo para hacerlo. Fue difícil llevar ese ritmo de vida con la música y los estudios”, cuenta el bluesero.

Felipe egresó de la carrera en el año 2004, en esa fecha con El Cruce ya había recorrido todo el país tocando sus dos discos (Peaceco y A Lo Amigo). Para esos años, el nombre El Cruce se estaba haciendo conocido. Según cuenta Felipe, influyó el factor de boca en boca. “Nosotros nunca tuvimos un trabajo serio de marketing. El Cruce fue un proyecto aventurero, que fantaseaba con ser estrellas de rock. El público rockero y bluesero del país, se pasaba el dato. Decían: oye conocí a esta banda. Escúchala, te la recomiendo”, cuenta Toro.

Cuando salió de la carrera comenzó a trabajar como psicólogo. Pero duró cuatro años en el mundo laboral. “Me mató el sistema y la doble vida, porque nunca dejé a mi banda”. Luego agrega: “Ahí tuve que optar. Por suerte, trabajé en el mayor reflejo del sistema: en una multitienda como psicólogo de selección. Era quien hacía el filtro y seleccionaba a la gente que debía ingresar a ella. Hubo veces en que llegaban personas veinte años mayores que yo y les tenía que decir que no servían. ¿Y quién era yo para decirles eso?”.

“Entonces me salí y preferí dedicarme a lo que he hecho desde los 14 años, y lo que me gusta hacer de verdad”, comenta el músico -curiosamente, el músico cuenta que compuso una nueva canción para su nuevo proyecto Sangre de Toro llamada Me Salí, que habla sobre esta experiencia-.

Esta es la entrevista con Felipe Toro, uno de los mayores exponentes blueseros en el país:

Los Rolling Stones o Los Beatles
Los Rolling

Tú mayor influencia musical
Jimmy Page y Robert Plant. (Felipe toma una pausa, reflexiona, me mira y dice)… mmmmmm, no, no, es Michael Jackson porque es un genio del espectáculo y su música es muy buena.

Álbum preferido
Led Zeppelin III.

Artista chileno preferido
El Temucano y Victor Jara.

Recital preferido como oyente
Guns n’ Roses en 1992.  Tenía apenas 11 años, fue una locura.

Mejor concierto que has realizado
Mmmmm…. difícil, pero yo creo que dos. Uno en el Teatro Oriente  cuando hicimos El Cruce de Lujo, fue lo más pretencioso que he hecho porque estuvimos acompañados de una gran orquesta, y además lanzamos un DVD del concierto. El otro fue en la celebración de nuestro último aniversario en el Teatro Teletón, en él participaron Joe Vasconcellos, Denisse Malebrán y Angelo Pierattini. Que han sido grandes influencias en lo musical para mí.

Canción preferida con El Cruce
No dejaré de pelear.

¿Por qué elegiste al blues?
Yo no elegí al blues, él me eligió a mí. Desde los diez años que me sentí super influenciado por este estilo musical. Te digo que él me eligió a mí porque a esa edad me regalaron una radio reloj y yo siempre la sintonizaba en la 97.1, que en ese entonces era la Radio Clásica. En ella tocaban mucho jazz y blues. Todos los días despertaba con esa radio para ir al colegio, tocaban un estilo swing, muy parecido a la música de Tommy y Jerry, y cada vez que despertaba lo hacía súper alegre. Pero yo no sabía qué estaba escuchando. Me atraía la música, pero no sabía que era. Después lo supe.

¿Cómo lo supiste?
En esa época estaban de moda los Guns n’ Roses. Aprendí a tocar guitarra a los años siguientes, y asistí al concierto que ellos dieron en 1992, con tan solo once años. Cuando chico pensaba que ellos eran lo mejor que existía, pero luego mi papá me mostró un vinilo de Led Zeppelin, era Led Zeppelin III, y ese disco cambió mi vida. Me abrió la mente. Escuché Since I’ve Been Loving You, y me dí cuenta que eso es lo que quería hacer. Luego empecé a investigar y llegué a BB King, a Stevie Ray Vaughan, llegué al blues.

¿Tú papá es músico?
No, es sólo un aficionado y coleccionista de vinilos.

¿Qué significa el blues para ti?
Como músico y compositor, el blues lo es todo para mí. Yo no me considero un músico versátil, si me ponen junto a una banda de cumbia, voy a dar bote. Si me ponen a tocar una cueca, haría una cuestión medio rara, una cueca bluesera. No sabría que tocar. Por eso el blues lo es todo para mí, porque es lo único que toco y sé hacer. Quizás lo haga de forma innata, no sabría explicártelo. Pero cuando me pongo a solear con mi guitarra siempre hago melodías de blues, y aunque me propusiera a hacer algo distinto, seguiría haciendo blues.

Cuando te pregunté al principio por tu mayor influencia respondiste Robert Plant y Jimmy Page. Pero después te arrepentiste y dijiste Michael Jackson ¿Por qué?
Porque fue mi primer gran ídolo musical, a los ochos años. Además encuentro que él es el mejor artista pop que ha habido en la historia. Michael Jackson fue un artista sumamente completo porque tenía una propuesta estética y una propuesta escénica, que transformaba a su show en un verdadero espectáculo de entretención. Además que tenía un discurso y una gran musicalización, los mejores músicos tocaban con él. Era sumamente ambicioso. Y el discurso que entregaba era de amor, de paz y promovía el cuidado de los niños.

Felipe Toro luego explica que tiene un proyecto tan ambicioso como lo hecho por Michael Jackson. Este nuevo proyecto se llama Sangre de Toro, banda compuesta por músicos de sesión, quienes dominan diversos estilos musicales. “Eso es lo que quería: crecer musicalmente, desligarme en cierto modo del blues y de El Cruce. Experimentar cosas nuevas”, dice Felipe. Con esta nueva banda el músico promete entregar un discurso, una propuesta escénica y estética. Tal como lo hacía su artista pop, pero esta vez: haciendo rock.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s